AGRICULTURA Y BIODIVERSIDAD

LA BIODIVERSIDAD AGRARIA
Es toda la diversidad de especies, variedades de plantas y razas de animales, tanto silvestres como domésticas que nos alimentan. También abarca aquellos organismos que contribuyen al proceso de la producción alimentaria a través de los servicios ecosistémicos:  plantas, animales y microorganismos que mantienen los suelos fértiles, polinizan las plantas, purifican el agua y el aire, mantienen sanos a peces y árboles, y combaten las plagas y enfermedades de los cultivos y el ganado.

¿POR QUÉ ES

IMPORTANTE?

La biodiversidad, en general, es fundamental para el correcto funcionamiento de los ecosistemas. Además les dota de estabilidad, resistencia y capacidad de recuperación frente a las perturbaciones.
La biodiversidad agraria mantiene la fertilidad natural del suelo, garantiza la polinización, dota de resistencia a plantas y animales frente a plagas y enfermedades y proporciona dietas variadas y nutritivas.

La biodiversidad agraria mantiene los ecosistemas esenciales para la agricultura y salvaguarda la seguridad alimentaria.

LA PÉRDIDA DE

BIODIVERSIDAD

AGRARIA

La pérdida creciente de biodiversidad para la alimentación y la agricultura, agravada por nuestra dependencia de cada vez menos especies para alimentarnos, está llevando nuestra ya frágil seguridad alimentaria al borde del colapso.

José Graziano da Silva, Director General de la FAO.

PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD EN EL Nº DE ESPECIES Y VARIEDADES QUE NOS ALIMENTAN

 

De las más de 6000 especies de plantas que se cultivan para obtener alimentos, menos de 200 contribuyen de manera sustancial a la alimentación mundial.

Tan sólo 15 plantas proveen al 90% de la humanidad de la energía que necesitan para funcionar diariamente.

Durante el último siglo se han perdido el 75% de las variedades de las especies que se cultivaban en el mundo.

La pérdida de variabilidad genética de las especies aumenta su vulnerabilidad frente a fenómenos adversos ya que implica la pérdida de la capacidad de adaptación a los cambios ambientales que consiguieron adquirir tras muchas generaciones.

De las 7745 razas de ganado locales registradas en el mundo, el 26% está en peligro de extinción.

La producción ganadera mundial se basa en unas 40 especies animales, de las cuales solo unas 8 proporcionan la mayor parte de la carne, la leche y los huevos.

Un 58% de las poblaciones mundiales de peces han alcanzado su límite de explotación sostenible.

El 90% de las poblaciones de peces del Mediterráneo están sobreexplotadas.

El 40% de las capturas mundiales son no deseadas.

PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD ASOCIADA A LOS CULTIVOS

 

En las últimas 3 décadas las poblaciones de insectos voladores se han reducido en un 76 %.

El 78% de las especies de flores silvestres y el 84% de las especies de cultivos en la UE dependen de la polinización por insectos para producir semillas. La pérdida de polinizadores pone en juego el funcionamiento de los ecosistemas y la producción de alimentos.

En el mundo se pierden anualmente 12 millones de hectáreas de tierras cultivables.

Los suelos albergan más del 25 % de la diversidad biológica. Asimismo, más del 40 % de los organismos vivos en los ecosistemas terrestres están asociados a los suelos durante su ciclo biológico.

Los organismos del suelo desempeñan una función esencial en la producción de alimentos, la regulación de los procesos hidrológicos, la recuperación de lugares contaminados y la mitigación del cambio climático.

CAPÍTULOS DE LA SERIE